Tinder cumple 10 años: historias de Sevilla que sí funcionaron

Posted on

Al escuchar la palabra ‘Tinder’ salen a la palestra testimonios como estos que hemos recogido recientemente en este periódico: «Nadie trata a las personas como en Tinder», explica Michelle, que pasó seis meses utilizando esta aplicación de citas. «El 99% de la gente solo quiere una cosa», afirma Paula, que lleva cinco años en Tinder. «No se lo recomendaría a alguien que no esté pasando por su mejor momento», añade Javier, que utiliza esta aplicación desde hace siete años. En un principio, parece que la cascada de testimonios negativos supera con creces la cantidad de historias de amor exitosas, pero la moneda siempre tiene dos caras y se demuestra en Sevilla.

Tinder existe desde hace diez años y ha cambiado nuestra forma de conocer personas y relacionarnos. Aupado por la situación, sin precedentes, que se vivió durante la época dura de la pandemia, se ha convertido en una de las formas más comunes de ligar. Tan sólo se necesita un móvil y tiempo para charlar con aquellas personas con las que se hace ‘Match’, es decir, con quien se conecta tras dar un ‘Sí’ a su perfil y coincidir.

Hay quienes defienden, tras su experiencia usando este sistema, que las dinámicas de Tinder fomentan la instrumentalización de las relaciones, que es un mercado de personas que están hechas objeto, motivan ‘amores’ de usar y tirar, y que dificultan la creación de vínculos sólidos. Quienes han salido escaldados de ella aseguran que es la aplicación del «aquí te pillo y aquí te mato», muy lejos del compromiso que desean algunas personas en el ámbito sentimental.

Pero no todas las historias que comienzan en esta aplicación móvil acaban en ruptura, también hay experiencias bonitas que merece la pena conocer para no perder la fe en esta vía de relacionarse y/o aceptar que vienen nuevos tiempos y que a todo hay que acostumbrarse.

Las parejas que hoy traemos aquí se ubican en la treintena y todas coinciden en que se animaron a utilizar Tinder por la dificultad de conocer gente a ciertas edades, cuando la mayor parte del entorno social de uno ya tiene pareja o incluso ha empezado a formar una familia.

Ana y Juan (y ahora, Vera), 3 años juntos

La primera historia de éxito que recogemos en nuestra ciudad, desde hace menos de un mes tiene nombre propio, se llama Vera y nació en Sevilla a finales de agosto. Esta pequeña es la primera hija de Ana y Juan, un ingeniero y una profesora de inglés que viven a caballo entre Sevilla y una preciosa casa de campo en ‘Las Veredas’, en la sierra de Huelva. Los padres de Vera, de 35 y 32 años, se conocieron a través de Tinder y en poco tiempo comenzaron a vivir juntos en la capital.

Juan y Ana, de vacaciones en Portugal ABC

Juan llevaba un año usando la aplicación cuando conoció a Ana, ella llevaba apenas un mes navegando entre los ‘matches’. «Nuestra experiencia es positiva. Ambos buscábamos conocer a alguien, ya que no solíamos salir tan habitualmente, y nos era difícil eso de conocer gente nueva fuera de nuestro grupo de amigos. Y casualmente dimos con la persona correcta.

La historia de Juan y Ana empezó a una velocidad vertiginosa: «estuvimos hablando tan sólo una noche, y hubo buen rollo. La conversación fluía bastante y nos dimos cuenta que aunque éramos personalidades diferentes, ambos coincidíamos en un objetivo de vida. Decidimos dejarnos de tonterías y quedar para una cerveza, justo al día siguiente de hablar por primera vez», cuentan.

Ana recuerda que lo primero que pensó fue: «¡Qué chico tan simpático!». Hablaron durante horas, y ambos tenían la sensación de que lo suyo sería algo más de una cita de una noche. «Justo al despedirnos esa noche Juan me dijo: ¿Y cuándo te vuelvo a ver? ¡Lo teníamos clarinete!».

Ana y Juan en el Camino de Santiago ABC

No solo de las fotos vive Tinder. La app tiene varias opciones en la configuración del perfil que ayudan a aderezar y a dar otros detalles sobre la personalidad e intereses de cada uno. En el caso de esta pareja, a Ana le llamó la atención que Juan compartía en su Tinder una canción del grupo Izal: «He de decir que es un aspecto importante de que me decidiera a darle a ‘like’ fue que vi que tenía como canción favorita una de Izal, y me dije… tiene estilo musical, me mola».

Al poco tiempo de conocerse se fueron a vivir juntos y en las vacaciones recorrieron el Camino de Santiago junto a sus perros, afición que comparten. Aunque aseguran que lo llamativo de Tinder en su caso, ha sido que ha servido para unir a dos personas tan dispares y que hayan compaginado tan bien. «Nos encanta contar la historia de cómo nos conocimos porque nos parece bonito», culmina.

Carlos y Rocío, 4 años juntos

Rocío tiene 32 años, es higienista dental, y asegura tras su experiencia que en Tinder que «no todo es color de rosa. Quedé con dos o tres con los que me di cuenta en la primera cita de que no íbamos a llegar a nada, y cuando empecé a perder las esperanzas apareció Carlos».

Carlos y Rocío en la Feria de Sevilla ABC

Cuando contactaron a través de la aplicación «solo me gustó por una foto, con el resto dudaba pero aún así me lancé, no había nada que perder». Tras la primera cita, Rocío cuenta que Carlos, abogado de 36 años, le «sorprendió para bien, se le veía bastante normal, algo de lo que a veces Tinder carece», bromea.

Rocío asegura que «la ventaja de Tinder es que puedes conocer algo más a la persona, de forma tranquila y relajada en tu casa, que por ejemplo en una discoteca a gritos. Y me parece súper útil para personas que no tengan mucho tiempo para salir o que su pandilla ya esté en el momento bodas y bebés».

«Después de dos semanas sin parar de hablar decidimos conocernos en persona. Fue un viernes, 1 de febrero, el día más frío del año. Quedamos a las nueve de la noche y estuvimos hasta las ocho de la mañana. Y no nos bastó, al día siguiente, bueno el mismo día, y volvimos a quedar. Desde ese momento no nos hemos separado nunca y de eso han pasado ya cuatro años».

Tere y Jose, 7 meses juntos

 La relación entre Teresa, médica de 31 años, y Jose, Policía Nacional, comenzó exactamente igual que todas en esta app: «Un solo deslizamiento a la derecha nos cambió todo, el inicio comenzó como una conversación más: ¿quién eres y de dónde?, ¿a qué te dedicas?, ¿cuáles son tus hobbies?…)». El cambio vino luego: «Con el paso del tiempo todo se tornó en conversaciones más profundas e interesantes», cuenta Teresa.

«Fue un proceso de cocción lenta, sin prisas, más por conocernos en el ámbito personal que en el sexual, a diferencia de lo que solía suceder con esta app. Tras un mes de conversaciones intermitentes, llegó la cerveza o el ‘face to face’, que dicen. Nos encontramos en uno de los mejores sitios de cerveza de Sevilla, eso ya tiene que enganchar por sí solo», bromea.

«A pesar de que en ese primer día me metió con veinte tíos buscando un ‘afterwork’ de viernes, sobreviví con un ‘cum laude’, sacando todos mis apuntes sobre como dar la cara a un viernes en el barrio del Arenal. Y eso que fui con mi perra y todo, mi hija siempre conmigo», aclara. «A raíz de eso todo fue rodado. Al principio con quedadas más espaciadas y tímidas. Que dieron paso a viajes y quedadas con amigos». Este verano se han ido de vacaciones a Lanzarote, un idílico viaje en caravana.

Tere y Jose juntos este verano 2022 ABC

Carmen y John, un año juntos

Carmen, una sevillana afincada en Dublín, asegura que «Tinder es solo la herramienta». Lleva un año con John y justo esta semana se van a vivir juntos. Ella ha usado la aplicación de manera intermitente desde 2014, «la mayoría de la gente se lo abre y se lo cierra, se lo abre y se lo cierra. He tenido épocas muy largas sin usar Tinder para nada y nunca he pagado por servicios premium». Comenta que ha recurrido a ella en periodos más aburridos, en los que no conocía a gente nueva con la que relacionarse.

Un aspecto muy importante que destaca Carmen de su experiencia con Tinder, y que pone de manifiesto, es haber sido precavida. «He tomado precauciones como asegurarme bien con quien quedaba, siempre en lugares públicos, avisar a alguien de confianza para compartir la ubicación en tiempo real… Es algo que veo súper importante para tener una experiencia segura. No estás exenta de riesgo, pero como nada en la vida», aconseja.

«He tomado precauciones como asegurarme bien con quien quedaba, siempre en lugares públicos, avisar a alguien de confianza para compartir la ubicación en tiempo real… Es algo que veo súper importante»

Carmen

Encontró pareja estable en Tinder

Esta responsable de marketing, de 33 años, relata que quedó con John, contable de su misma edad, «porque tenía cara de buena persona y no había nada raro en las conversaciones. Una persona llana y sencilla», justo lo que ella estaba buscando. Carmen se alegra mucho de haberse animado a usar esta app porque «si no es así John y yo no hubiéramos coincidido. Somos de círculos sociales totalmente diferentes, salimos por sitios distintos, hacemos planes distintos los fines de semana, trabajamos en sitios alejados… Nunca jamás me hubiera encontrado con él», cuenta.

«Creo que todos los que usamos Tinder hemos tenido citas que han funcionado más y otras que menos, pero está claro que es muy raro que encajes con la primera persona que encuentras en la aplicación, como sucedería en la vida normal», aclara la sevillana.

«Suena a cliché, pero yo he tenido la suerte de encontrar a una persona que me complementa, con la que comparto valores y con la que estoy encantada de construir un proyecto de futuro de una forma muy sana. He tenido experiencias malas y ‘reguleras’ en Tinder, pero creo que simplemente es un reflejo de cómo es la sociedad hoy en día, ni más ni menos», culmina.

A la vista está que esta forma de ligar, que ya no es tan novedosa, puede funcionar. La clave es encajar con aquellos con los que se hace ‘match’ algo tan sencillo o tan complicado como sucede en la vida real. La prueba está en estos testimonios y en el de Rosario Benítez, funcionaria pública encargada de oficiar bodas en un ayuntamiento sevillano, «casi todas las bodas que he celebrado últimamente son ‘bodas Tinder’».

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Facebook Verification for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services